Efectos beneficiosos de la Salsa y la bachata sobre la salud física y psicológica.

feeldance

Hoy os voy a hablar de una práctica con grandes efectos beneficiosos para la salud física y el equilibrio psicológico de las personas, especialmente indicada para aquellas personas a las que os cuesta más relajaros haciendo ejercicios de respiración profunda y meditación. Se trata de la salsa y la bachata.

Sí, en efecto, hoy os voy a hablar del baile, y en especial de estos dos tipos de danza. Si no os lo creeis, podeis empezar esta misma semana con el amigo César de El Vendrell, en el Feel Dance SBK, en la planta superior del conocido “Rustic”. Más abajo os doy información de horarios y precios.

Generando endorfinas.

Para empezar, el baile es un ejercicio que te ayuda a generar endorfinas. Como algunos ya sabeis, las endorfinas son unas sustancias (técnicamente se conocen como péptidos opioides endógenos) que funcionan como neurotransmisores que se producen en la glándula pituitaria y el hipotálamo, y cuyos efectos son  analgésicos y de sensación de bienestar. Así que de entrada, se recomienda para combatir dolores, estados de melancolía, tristeza, así como para potenciar la sensación de bienestar de las personas.

Las endorfinas implican una acción farmacológica semejante a la actividad de los corticoesteroides o la morfina pero a diferencia de los medicamentos producidos artificialmente por la industria farmacéutica, las endorfinas son producidas por esa gran farmacia que es nuestro propio cuerpo.

Aumento de la capacidad respiratoria, resistencia y salud cardiovascular.

Como es un ejercicio aeróbico tiene efectos positivos sobre tu capacidad respiratoria, sobre tu resistencia física y sobre tu salud cardiovascular.

Mejora tu capacidad de relacionarte con los demás.

Bailar es una actividad que puedes realizar solo, en pareja o en grupo, y que potencia habilidades de expresión artística y coordinación motriz, pero también de habilidades sociales: el contacto con otras personas, trabajo en equipo, coordinación y sincronización con otras personas. Sus beneficios lo hacen una práctica recomendable para personas que necesiten reforzar cualquiera de estas habilidades, para personas que quieren vencer su timidez, o simplemente ampliar su red de contactos.

Creatividad  e inteligencia emocional.

Hablábamos antes de la generación de endorfinas. Bailar es una terapia que te libera de tristezas, rutinas estresantes, frustraciones del día a día, permitiéndote adquirir estrategias para combatir el estrés, la tristeza o la ira, y desarrollando también nuestra parte creativa y nuestra inteligencia emocional.

Ejercicios como el baile te permiten desconectar tu parte consciente de los problemas del día a día, para volver a abordarlos después con nuevas fuerzas y otra perspectiva. La creatividad se desarrolla permitiendo a la mente desconectar para dedicarse al ocio, lo que se conoce con el nombre de procrastinar de forma eficiente, para volver a dedicarse a la resolución del problema posteriormente.

Vencer la timidez

Mediante la danza, se aprenden habilidades de afrontamiento a la sensación de ridículo, o de miedo a equivocarse, que acompañan la mayoría de problemas de timidez y fobia social. La danza nos desinhibe ante las miradas de los demás y nos obliga a entrar en contacto con otras personas, mirar de frente, comunicarnos verbal y con la mirada y los gestos, favoreciendo por tanto, nuestras habilidades sociales y nuestra propia autoestima.

Ergonomía: salud postural y física.

En tanto que ejercicio, ayuda a quemar calorías, mantenerte en forma y bajar de peso, si esa es tu pretensión, pero además ayuda a tu equilibrio y a cambiar tu postura corporal, mejorando tu salud postural (problemas de espalda y cuello sobretodo).

Romper con la rutina.

Sin palabras. Todo el mundo sabe lo que quiere decir romper un poco con el día a día y liberarnos de obligaciones y deberes cotidianos.

En definitiva, tanto por sus efectos sobre la salud física como la salud psicología y social, la bachata y la salsa son actividades altamente recomendables y económicas. Os dejo seguidamente, los horarios y precios de Feel Dance SBK en El Vendrell.

horarios-y-precios

 

 

Besar: arte o ciencia (1/3)

besoSeguramente, todos tenemos en nuestra memoria grandes besos llenos de amor y deseo. Sin duda, las personas que han podido comparar besos y besadores/as, saben perfectamente que besar es todo un arte. Sin embargo, nos ocuparemos aquí del beso como ciencia, y trataré de explicar tres aspectos: el intercambio químico de saliva, el significado psicológico del beso, y la enfermedad del beso. Dada la extensión prevista de este tema, dedicaré un post a cada uno de ellos, empezando por la cuestión química. Vamos al lío.

Para empezar, decir que la ciencia que investiga el beso se denomina filematología (no confundir con “filetelogía” o “ciencia de darse el filete” como simpáticamente me decía un alumno).

¿Qué información obtenemos con el beso?

El beso tiene una función “natural” para la supervivencia de la especie. El intercambio salivar que se produce durante el beso es en realidad un intercambio químico que nos ayuda a escoger la pareja más adecuada. Con un beso se activan hasta unos 30 músculos faciales, 17 de ellos relacionados con la lengua, se transfieren 9 miligramos de agua, otros 0,18 de sustancias orgánicas, 0,7 de materias grasas, 0,45 de sales minerales, además de millones de gérmenes, bacterias y microorganismos, y se queman, a lo largo de tres minutos, unas quince calorías. El beso es fundamentalmente una cuestión química.

La saliva masculina tiene testosterona que se transfiere a la mujer provocándole apetito sexual. Los besos húmedos, además, ayudan al hombre a medir los niveles de estrógenos de la pareja femenina para hacerse una idea de su grado de fertilidad. A las mujeres, la información química salivar les sirve para detectar el estado del sistema inmune de su pareja, y saber si se cuida.

Según Helen Fisher, profesora de antropología en la Universidad Rutger y experta mundial en la biología del amor, el ser humano tiene tres sistemas cerebrales para permitir el emparejamiento y la reproducción. El primero es el deseo sexual, alimentado por la testosterona, tanto en hombres como en mujeres. El segundo sistema regula el amor pasional u obsesivo y parece estar vinculado a una actividad elevada de la dopamina, un estimulante natural. El tercero de los sistemas, controla el apego gracias a la acción de la oxitocina, y permite a una pareja permanecer unida suficiente tiempo como para criar hijos. El beso, probablemente, permite que se estimulen esos tres sistemas, según esta antropóloga.

Además, besarse reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y aumenta los niveles de oxitocina, siempre y cuando besemos a la persona adecuada. Esta última hormona, la oxitocina es una droga natural, que se produce cada vez que nos besamos e influye en funciones básicas como el enamoramiento, el orgasmo, el parto o la lactancia, y está asociada con la afectividad, la ternura y el contacto físico.

Si aún te quedan excusas para no besar no te pierdas el siguiente post sobre el tema.