Cómo alcanzar soluciones a los problemas.

 

 

Imagen

A menudo nos encontramos con un problema al que buscamos una solución. Nos pasamos horas y horas preocupados, buscando alternativas y visualizando sus efectos. Nos acostamos, dormimos….y “voilà”, en el momento más insospechado damos con una solución. ¿Qué ha pasado? ¿Es suerte?.

Existen varias explicaciones para este suceso, que en absoluto tiene que ver con la suerte, sino con la creatividad. La creatividad no es más que unir dos ideas viejas para que proporcionen una realidad nueva, y para hallar una solución nueva hemos de preocuparnos en buscar soluciones que no siempre son lógicas, es más, a menudo no lo son. Mientras nos preocupamos hacemos funcionar nuestras funciones más racionales alojadas en el cerebro. Sin embargo, la creatividad, la innovación, las soluciones nuevas están muy ligadas a nuestra parte no consciente, a nuestro hemisferio derecho y a nuestras emociones.

Cuando nuestra parte consciente aborda racionalmente un problema, intenta buscar diferentes alternativas de solución e intenta visualizar las consecuencias futuras de tales alternativas. Para maximizar nuestras probabilidades de éxito, dividimos el problema en aquéllo que depende de nosotros, y lo que no depende de nosotros.. Nuestra mente prepara todos los escenarios posibles. Cuando descansamos, nuestro subconsciente analiza toda esa información, la ordena, la sintetiza, y nos provee de una nueva solución, idea o alternativa que ni por asomo se nos había manifestado con anterioridad.  

Así que si tienes un problema. Análizalo de forma realista, piensa en alternativas, e intenta visualizar sus consecuencias futuras. Hazlo de forma concienzuda. Después descansa y deja que tu mente trabaje. En unos días obtendrás la solución al problema.

Baltasar Santos