¿conversas contigo cuando estás a solas?

hablar sóloA pesar de los beneficios de hablar sólo, este comportamiento sigue siendo mal visto, por cuanto evoca a trastornos mentales que tienen como síntomas el habla ilógica o el diálogo alucinatorio. Por esa razón, nos censuramos a nosotros mismos cuando hablamos sólos, o negamos la evidencia si alguien nos pilla hablando sólos.  Sin embargo, la gente sana que habla sola está muy cuerda.

Hablar con amigos, con tu perro, con una planta, con tus “lares” o  con uno mismo es uno de los factores que ayudan a superar las situaciones de crisis y a resolver problemas. Hablar con uno mismo en voz alta (soliloquio) también es útil para pensar mejor, para tomar decisiones, o para guiar el “paso a paso” de algo que estés haciendo (autoinstrucciones), y que necesite concentración.

Explicar tus sentimientos, a otros o a tí mismo, ayuda reducir la tensión emocional, y por tanto ayuda a desahogarse, relativizar los problemas y guiar la acción en positivo.

Si hablas sólo estás muy cuerdo… eso sí: centra tu diálogo en el presente y en el futuro, pero no te pases demasiado tiempo hablando del pasado: regodearse en las cosas buenas del pasado, o revolcarse por las cosas malas del pasado, te pueden llevar a ser poco práctico. Sin embargo, enfocarte en el presente y en el futuro, te llevan a fijarte objetivos, planificar y cumplir con lo planificado.