Mejorar la inteligencia social en 6 pasos.

IERecientemente, en una reunión formal donde discutíamos sobre los perfiles profesionales de algunas personas, una de las asistentas hacía notar la falta de empatía de uno de los evaluados, y la gran empatía del otro candidato. Hacía esta evaluación aplicando de forma equivocada el concepto de empatía. Realmente, lo que mi compañera quería decir es que uno de los candidatos era extrovertido y el otro no lo era, sin que eso tenga que ver con la capacidad de entender a las personas.

¿Puede una persona introvertida ser empática?. Por supuesto que sí. La gran mayoría de personas introvertidas tienen una inmensa capacidad de escuchar y entender los problemas de los demás, sin necesidad de ser extrovertidos ni divertidos a la vista de los demás. En el polo opuesto, en algunos casos, las personas extrovertidas no son empáticas, dado que pueden preocuparse más de caer bien, y ser divertidos, que por escuchar y entender a los demás. Suele decirse que las personas extrovertidas tienen muchas más relaciones pero más superficiales que las personas introvertidas, mucho menos sociales, pero con relaciones más profundas y comprometidas.

Esa confusión de conceptos me ha motivado a escribir estas líneas en las que intentaré explicar que es la inteligencia social y cómo mejorarla.

Cuando hablamos de inteligencia nos referimos a la capacidad de adaptación al medio, a la capacidad que tenemos de relacionar conocimientos y utilizarlos para resolver una situación concreta. Cuando hablamos de inteligencia social nos estamos refiriendo a la capacidad que tenemos todos los seres humanos de entender, tratar y llevarnos bien con los que te rodean. Este tipo de inteligencia es aquella que ejercitada correctamente nos ayudará a mejorar la calidad de nuestras relaciones personales, a que nuestros logros profesionales aumenten, a que nuestras relaciones sentimentales sean mucho más estables y duraderas. En resumen, es el tipo de inteligencia que hará que nos relacionemos con efectividad y que obtengamos el mínimo nivel de rechazo.

La inteligencia social, contrariamente a lo que muchas personas opinan, no está preestablecida genéticamente. Se puede entrenar y para ello sólo hay que tener en cuenta algunos factores como los expuestos a continuación:

1. EMPATÍA: Es la capacidad de entender a los demás, de ponernos en su “piel” para entender lo que dicen, cómo se sienten…de forma que podamos ofrecerle la respùesta más adecuada. Decía en la introducción que no hemos de confundir empatía ni con simpatía ni con extroversión, sino la capacidad de conexión emocional con la otra persona. La podemos ejercitar cada día mediante un sencillo ejercicio: Busca un periódico o un “post” de algo que haya experimentado un amigo de facebook. Extrae de él la experiencia de otro e imagínate cómo te sentirías tú en su lugar. Te aseguro que si lo haces cada día al final tu cerebro lo hará de una manera natural.

2. LIDERAZGO: Liderazo no es sólo la capacidad de dirigir a los demás, sino sobretodo, la capacidad de crear sinergias que hagan que las personas quieran seguirte. El liderazgo exige disciplina y autocontrol en las buenas y en las malas situaciones. Las personas líderes, lo son en la medida en que pueden liderarse a si mismos, con su capacidad de autocontrol y disciplina personal en sus tareas. Una persona que se lidera a si misma está en disposición de liderar a otros.

3. ASERTIVIDAD: La asertividad es esa forma de comunicación que nos permite luchar por nuestros objetivos siempre de forma respetuosa con los derechos de los demás. Contrariamente a la comunicación pasiva (ejemplificada en la frase “lo que tu digas”, “lo que tu quieras”), y contrariamente a la comunicación agresiva (ejemplificada en los reproches o las amenazas a los otros), la comunicación asertiva se centra en tratar a los otros como tú querrías que te tratasen a ti. Para mejorar esta habilidad, cuando tengamos que abordar una situación polémica es útil centrarnos siempre en los hechos y no en las personas implicadas, eso nos ayuda a distanciarnos emocionalmente y nuestras palabras tendrán menos carga negativa, pudiendo centrarnos en la solución de los conflictos, de forma respetuosa y educada.

4. SABER ESCUCHAR Y PRESTAR ATENCIÓN: La escucha activa es el arte de centrarse en lo que el otro está diciendo. A menudo, las personas renunciamos a escuchar al otro, y mientras el otro habla nos dedicamos a “fabricar” nuestra respuesta. Cuando esto sucede, los diálogos se convierten en competiciones verbales o en monólogos en el que nadie escucha, y todo el mundo se preocupa más de hablar que de entender. No interrumpir al otro es esencial para escuchar, y sobretodo hacer que la otra persona se sienta escuchada, lo cual incrementa el vínculo afectivo entre las personas.

5. ANALIZAR EL LENGUAJE NO VERBAL DE LOS OTROS: Si eres de los que no te sueles fijar en la gesticulación o postura que los demás adoptan, te pierdes una información muy valiosa. Aprende a interpretar sus movimientos y la postura de su cuerpo y entiende qué están pensando o qué están sintiendo. Si le demuestras a los demás que tu comprensión es así de profunda se abrirán sin problema alguno.

6. EXPRESAR UNA SONRISA: La sonrisa es el mayor arma del liderazgo. Aunque seamos personas serias y responsables, no tenemos porque parecer secos y distantes. No cuesta nada dar dos besos o estrechar amablemente la mano. No cuesta nada expresa nuestra bienvenida a los demás con una sonrisa. Las personas físicamente distantes crean rechazo inconsciente.

La inteligencia social es sólo una de las múltiples inteligencias que poseemos, pero bajo mi punto de vista, la más importante. Mediante la inteligencia social conectamos con los otros y compartimos información y emociones. Practicalo.

Sin resentimientos

resentEl enfado eterno o resentimiento por algún hecho o circunstancia que forma parte del pasado es uno de los sentimientos más generalizados en nuestra sociedad, aunque solemos creer que se trata de una respuesta natural a una ofensa, y como un paso obligatorio necesario para digerir el daño sufrido. Nada más lejos de la realidad.

La realidad es que el recuerdo constante de una ofensa no consigue otra cosa que alargar en el tiempo el daño sufrido. Todas las heridas físicas necesitan cicatrizar, pero las heridas emocionales solo cicatrizan cuando decidimos olvidarlas de forma consciente y voluntaria.  No se trata de olvidar las situaciones ni las personas, sino olvidar las ofensas.

Para ello, nada mejor que analizar las ofensas recibidas, darnos cuenta de los errores cometidos (si los hubiera) y entender las circunstancias y los porqués de lo que pasó, desdramatizando y relativizando lo sucedido, algo a lo que el paso del tiempo nos ayuda…y centrarse en el aquí y el ahora.

Vivir anclado en el resentimiento, es continuar anclado a las personas o situaciones que lo generaron, y nos hace prisioneros del dolor permanentemente. ¿No crees que es mejor vivir sin resentimientos?

Dependencia emocional: ¿qué es? y ¿cómo vencerla?

La dependencia emocional es una de las razones por las que las personas más visitan al psicólogo. Pero, ¿qué es la dependencia emocional?

Podemos definir la dependencia emocional como una manera de vivir las relaciones afectivas, de forma que éstas están completamente desequilibradas en base a que la persona dependiente se somete, idealiza y magnifica al otro. Para el dependiente esta situación afecta de forma negativa a su autoestima, y a su salud física y/o mental. Pese al malestar y al sufrimiento que la relación les causa se sienten incapaces de dejarla, siendo nulos los intentos de dejar la relación. La dependencia emocional conlleva un intenso miedo a la soledad y pánico a la ruptura, que en caso de producirse conduce a la vivencia del síndrome de abstinencia: con intensos deseos de retomar la relación pese a lo dolorosa que esta haya sido, pensamientos obsesivos, y síntomas de ansiedad y depresión, los cuales desaparecen de forma inmediata en caso de reanudarse la relación o comenzar una nueva que sustituya la anterior.

Los dependientes emocionales tienen una necesidad excesiva de afecto y de ser queridos y tratarán de conseguir este afecto a lo largo de sus diferentes relaciones de pareja. Muestran una clara resistencia a perder la fuente de seguridad y afecto que constituye su pareja. Son frecuentes las distorsiones cognitivas como el autoengaño y la negación de información que le proporciona su entorno. Poco a poco estas relaciones tan destructivas se van fortaleciendo, de modo que al sujeto le resulta cada vez más difícil salir de ellas.

Cuando las personas emocionalmente dependientes emocionalmente tienen una relación de pareja con una persona excesivamente controladora, narcisista o sádica, se incrementa el desequilibrio de la pareja hasta el punto de que pudieran llegar a darse malos tratos psicológicos y/o físicos que el dependiente emocionalmente no sabría afrontar de otro modo que asumiendo su propia culpa.

Sin llegar a ese extremo, no son infrecuentes las relaciones de pareja basadas en la dependencia emocional de uno de los miembros de la pareja, más frecuentemente, pero no sólo, mujeres.

¿Qué hacer?

1. RECONOCER QUE HAY UN PROBLEMA

El primer paso, siempre es analizar y reconocer que existe un problema.

-Tu felicidad se centra en una sola persona. No disfrutas de nada que no sea estar con la persona a la que amas.

-Tu alegría y tu tristeza están en manos de esa persona. Si te sientes amada, todo es perfecto, y si te rechaza, todo es horrible. Dependes de tu pareja para estar bien o mal.

– Evitas a toda costa llevarle la contraria para evitar conflictos y discusiones porque te invade el temor a molestar o a ser rechazada.

– Antepones el deseo de tu pareja al tuyo propio. Vives como si tu vida estuviera controlada por las decisiones que toma tu pareja.

– Sólo te sientes bien contigo misma si te sientes querida. Si no es así, no puedes disfrutar de las otras facetas de tu vida. Cuando estás sola, te deprimes, tu autoestima baja y no eres capaz de disfrutar de la vida.

– Cuando las cosas van mal en la relación, lo atribuyes a tu culpa o responsabilidad.

– Confundes tu felicidad con la de tu pareja. A menudo renuncias a cosas que te hacen feliz en beneficio de tu pareja.

-Prefieres sufrir, antes que dejar a la persona a la que estás enganchada. Crees que no tienes la fortaleza suficiente para salir adelante sin esa persona a la que quieres.

-Necesitas al otro. Estás con él por necesidad, pero no por verdadero amor.

-Tu pareja se convierte en el epicentro de todo lo que pasa en tu vida, hasta el punto que conviertes sus amistades, su familia, su trabajo y sus aficiones, en las tuyas propias, abandonando o renunciando a las que son de verdad propias.

-La ruptura se vive con una gran ansiedad porque consideramos que es una catástrofe la vida sin esa persona.

2. HAZ UN LISTADO DE COSAS QUE TE PERJUDICAN DE TU PAREJA Y DE COSAS QUE HAS HECHO POR AMOR O CARIÑO

Si quieres eliminar la dependencia emocional de tu vida, empieza a hacer un listado de cosas que has llegado a hacer por tu pareja (o ex pareja), y que a ti te perjudicaban. Date cuenta de las cosas que has hecho por él sin tener en cuenta tu propio bienestar personal, y a partir de ahora priorízate a tí lo primero.

Piensa en todas esas cosas que tu ex-pareja hacía y que te han perjudicado. Piensa en aquéllas cosas que a tí no te gustaban pero que has hecho por él, para contentarle o para no perderle. Quizás has dejado de lado a tu familia, a tus amigos, tus actividades, tu trabajo?. Piensa si esa persona te ha tratado con el respeto que te mereces. ¿Sientes que le has mendigado amor?. Es muy importante que te des cuenta del sufrimiento que has experimentado. Piensa en todo lo negativo que te ha traído esa relación y de esta manera reforzarás tus ganas de cambiar y de eliminar la dependencia emocional.

3. QUIÉRETE A TI MISMA PARA PODER SER QUERIDA POR OTRA PERSONA.

La dependencia emocional acostumbra a ir acompañada de una evidente falta de autoestima. Valora todo lo bueno que hay en tí, tus fortalezas. Persigue tus sueños, y sé consciente de los objetivos que has alcanzado en tu vida al margen de esa persona. Sólo si te quieres a tí misma podrás ser querida de verdad por otra persona, a la que podrás amar sinceramente y no por necesidad.

Siéntete satisfecha viviendo sóla, siendo consciente de los éxitos que vas alcanzando. Diseña una rutina de actividades y llena tu tiempo con tus obligaciones, pero también con tus aficiones, relaciones de amistad, etc. Desarrolla tus habilidades, labra tu futuro, dedícate tiempo, mira a tu alrededor para disfrutar de las pequeñas cosas, y sobre todo cuídate y quiérete como mereces.

La gestión del tiempo desde una perspectiva Kaizen.

kaizenEl tiempo es un recurso valioso, estratégico. Es uno de los recursos más escasos tanto para las personas como para cualquier organización, y sin embargo, a pesar de ello, sigue siendo uno de los recursos que se desperdician con más frecuencia. Solamente ejerciendo control sobre este recurso valioso se pueden poner en marcha las tareas que nos permiten conseguir nuestros objetivos y metas tanto a nivel personal como organizacional.

El tiempo es el único activo irrecuperable: cuando se utiliza, se gasta, y nunca más vuelve a estar disponible. Muchos otros activos son recuperables y pueden utilizarse en algún propósito alternativo si su primer uso no resulta satisfactorio; pero con el tiempo no se puede hacer lo mismo.

A pesar de que este recurso es extremadamente crítico y valioso, es quizás al que prestamos menor atención, puesto que no lo asociamos a recursos económicos, no es tangibe y parece ser gratis. Considerar el tiempo como un activo administrable es fundamental para introducir aquellos cambios personales u organizativos que inciden directamente en la consecución de nuestros objetivos. En el área organizacional, el Kaizen trata el tiempo como un recurso valiosísimo. También es aplicable en psicología.

La utilización ineficiente del tiempo da como resultado el estancamiento:

  • En las empresas, Los materiales, los productos, la información y los documentos permanecen en un lugar sin agregar valor alguno. En el área de producción, el desperdicio temporal toma la forma de inventario. En el trabajo de oficina, esto sucede cuando un documento o segmento de información permanece en un escritorio o dentro de un computador esperando una decisión o una firma. Todo estancamiento produce despilfarro. Los desperdicios (muda) conducen invariablemente a la pérdida de tiempo, por eso el lugar de trabajo (gemba) debe estar siempre ordenado.
  • Para las personas, una mala gestión del tiempo produce procrastinación. Dedicar mucho tiempo a tareas o actividades improductivas, y aplazar para más tarde, las tareas y actividades productivas. En muchas ocasiones, esta pérdida de tiempo, y los pensamientos de ineficacia cuando se sabe que se tienen que abordar tareas relevantes, pueden producir bajada de autoestima, fatiga, ansiedad y estrés.

El tiempo es un activo que con frecuencia se desprecia. Si se dilapida pone en peligro el mejor de los planes; si se utiliza cuidadosamente hace que la administración sea más efectiva y menos inquietante. El tiempo es irrecuperable: una vez que el tiempo se ha gastado, nadie tiene una segunda oportunidad para usarlo.

Si concebiéramos el paso del tiempo, otorgándole el mismo valor que si nos dejáramos una luz de casa encendida, o un grifo de agua permanentemente abierto, seríamos más conscientes del valor que tiene el tiempo.

La eliminación de los tiempos muertos que no agregan valor, aumentan la capacidad de lograr incrementos sustanciales, tanto en eficiencia como en satisfacción (propia y del cliente). Por cuanto no tiene costo alguno, la eliminación del muda es una de las formas más fáciles que tienen las empresas y las personas para mejorar sus operaciones.

Todo lo que tenemos que hacer es observar y registrar en qué invertimos el tiempo. Reconocer el “muda” o tiempos muertos o improductivos, y emprender los pasos necesarios para su eliminación. El tiempo también puede ser administrado para darle un uso óptimo, en la misma forma que se maneja el dinero, el suministro eléctrico, el gas o el agua.

En síntesis, el método Kaizen debe contemplar:

  • En las empresas: una visión sistémica de la empresa que participe activamente en los procesos productivos, y en la planificación comercial y financiera. Esto implica apelar a diversas estrategias de ingeniería donde la gestión estadística y el uso de las herramientas informáticas permitar aumentar y dar flexibilidad a la capacidad productiva.
  • En las personas: una implicación y control sobre la propia vida y las actividades que desarrollamos, y en la eficacia y eficiencia de éstas en la consecución de nuestros objetivos y metas.

Pequeños cambios tienen grandes consecuencias.

Un manual de vida

epicteto

Hay muchas lecturas que merece la pena leer detenidamente, y analizar en profundidad. El manual de vida de Epícteto es una joya estoica, completamente actualizable al momento presente.  Espero que os sea útil.

Manual de vida

1.- Hay ciertas cosas que dependen de nosotros mismos, como nuestros juicios, nuestras tendencias, nuestros deseos y aversiones y, en una palabra, todas nuestras operaciones. Otras hay también que no dependen, como el cuerpo, las riquezas, la reputación, el poder; en una palabra, todo aquello que no es de nuestra operación.

2.- Lo que depende de nosotros es libre por su naturaleza, y no puede ser impedido ni Forzado de ningún hombre, y, al contrario, lo que no depende de nosotros es servil, despreciable y sujeto al ajeno poder.

3.- Acuérdate, pues, que si juzgas por libre y tuyo lo que de su naturaleza es servil y sujeto al poder ajeno, hallarás muy grandes inconvenientes, y te verás confuso en todos tus designios y expuesto a mil molestias, y al fin acusarás a los dioses y a los hombres de tu infortunio. Y si, al contrario, creyeres ser tuyo solamente lo que de verdad te pertenece, y supieres considerar como externo o extranjero lo que en efecto lo es, cierto que nada será capaz ni bastante para desviarte de lo que te hayas propuesto hacer; que no emprenderás cosa alguna que te pese; que no acusarás a nadie, ni murmurarás; que ninguno te ofenderá; que no tendrás enemigos, ni padecerás jamás un mínimo desplacer.

4.-Si deseas, pues, tan grandes bienes, sabe que no basta desearlos tibiamente para obtenerlos, sino que conviene evitar del todo algunas cosas y privarte de otras por algún tiempo. Porque si (no contento con el que posees) tienes ambición de entrar en cargos y de amontonar riquezas, acuérdate que perderás absolutamente los medios verdaderos de granjear la libertad y la felicidad. Y también podrá ser que quedes frustrado de lo que pretendes con tanta pasión.

5.- Cuando se te ofrece algún objeto enojoso, acostúmbrate a decir en ti mismo que no es lo que parece, sino pura imaginación. Luego que hayas hecho esta reflexión, examina el objeto por las reglas que ya tienes para ello. Considera si es cosa que depende de ti; porque si no depende, dirás que no te toca.

¿Por qúe engordan los nervios?

En uno de los geniales monólogos del inolvidable Pepe Rubianes, decía que cuando iba a la carnicería pedía que le sirvieran los filetes de carne “sin nervio” porque los nervios engordan.

Aunque la fibra nerviosa no engorda, comer ansiosamente o de forma estresada sí que puede engordarnos por diversas razones:

  • La respuesta de nuestro organismo ante el estrés es la activación del mecanismo de respuesta huída-ataque, lo que implica que, entre otros cambios, se produzca una ralentización de la digestión, volviéndose ésta lenta y pesada.
  • Durante una comida estresada, solemos aumentar la frecuencia de bocados y disminuir la frecuencia de masticaciones, haciendo que ingiramos más alimentos y peor digeridos que en una situación de comida placentera.
  • La sensación de hambre tarda más en calmarse dando lugar a que ingiramos más alimentos de los necesarios, hasta que el cerebro avisa que el hambre ha desaparecido.

¿Qué hacer para comer saludablemente?.

1.- Las comidas son un placer y un buen momento para compartir una buena conversación, sin prisas.

2.- La respiración lenta y profunda acompaña a los momentos de relajación. Intenta que la comida sea uno de esos momentos.

3.- Evita demasiados estímulos auditivos o visuales de fondo, evita el ruído. Quita la TV y disfruta de un rato de silencio o de música relajante.

4.- La masticación es la primera digestión que realizamos. Masticar bien cada bocado nos asegura una perfecta digestión.

5.- El mindfullnes aplicado a la comida significa tomar conciencia del momento de comer, de los sabores y olores, de las texturas, de los condimentos, de los sonidos en boca de cada bocado…, Practica la conciencia plena en la comida y experimentarás el placer de comer.

6.- Elige unos alimentos equilibrados. Vigila la ingesta de grasas y azúcares, y elimina de tu dieta las bebidas carbonatadas o dulces. Agua, o un buen vino (incluso una copa de cava Brut Nature) pueden ser unos buenos aliados de la comida, siempre que no sea excesivo. Es preferible beber antes de comer que hacerlo durante la comida.

7.- Piensa en el momento del día en que estás. Si es de noche y después de la cena vas a dormir, la cena ha de ser muy ligera (ensalada y poco más). Si es de día y estás en el desayuno, éste puede ser más abundante. Ya sabes aquello de “desayunar como reyes, almorzar como príncipes y cenar como mendigos”.