¿Tomas Decisiones Prudentes o Arriesgadas?

¿Tomas Decisiones Prudentes o Arriesgadas?

Según un amplio estudio realizado por expertos de la Universidad de Basilea, en Suiza, y el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano,la predisposición a tomar decisiones arriesgadas o reflexionadas se mantiene constante a lo largo de la vida y quizás tenga una base biológica.

Nuestra vida consiste en gran medida en tomar decisiones diariamente: ¿Adelanto a ese vehículo? ¿cambio de trabajo? ¿Discuto con esa persona? ¿Inicio una conversación? ¿Me juego el dinero en las tragaperras, en la bolsa o en las apuestas de internet? ¿Contrato un viaje organizado o cojo la mochila y me voy por mi cuenta?

En toda decisión, existen una serie de factores previsibles y otros no previsibles, que influyen de forma fundamental en la decisión final que adoptamos.

Sin embargo, hay personas que necesitan valorar todas las posibles opciones ante una decisión y decidir de una forma "racional", ponderando todos los pros y contras de las diferentes alternativas. En cambio, otras personas se dejan llevar más por la "impulsividad" y toman decisiones instintivas y arriesgadas.

Pues bien, según el estudio reseñado, ser propensos a tomar riesgos es como el coeficiente intelectual, que permanece estable a lo largo de nuestra vida. Las personas prudentes son y serán siempre prudentes, y las personas más arriesgadas o temerarias mantendrán esta tendencia en sus decisiones a lo largo de toda su vida independientemente de las circunstancias y de las decisiones que finalmente adopten.

Ralph Hertwig, director del Centro para la Racionalidad Adaptativa en el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano, ha resaltado la importancia de este estudio sobre la estabilidad vital de este rasgo de personalidad.

Si soy una persona con tendencias temerarias ¿No puedo hacer nada para evitarlo?

Por supuesto que sí. Aún en el caso de que exista una base biológica, nuestra mente tiene la posibilidad de ordenar qué hacer. Por ello, hemos de coger las riendas de nuestro cerebro y de nuestro cuerpo, y hacernos más conscientes de nuestras decisiones.

Es posible que otras personas puedan tomar decisiones automáticas de forma correcta puesto que su automatismo lleva incorporado el principio de prudencia. En cambio las personas con decisiones automáticas temerarias o arriesgadas deberán desactivar ese automatismo y trabajar más el autocontrol, la toma de decisiones haciendo conscientes la reflexión sobre las alternativas.

Algunas técnicas como el Mindfulness pueden servir para observar nuestros pensamientos, aceptarlos y tomar las riendas de nuestras decisiones viviendo el aquí y ahora de forma consciente.

Baltasar Santos

 

¿Qué activos tienes?

identifcaactivos

Cuando trabajamos la marca personal incorporamos aspectos de márqueting y economía empresarial a nuestro marca. Uno de esos aspectos es el que te destaco hoy en este artículo. Se trata de los activos.

Se define como activos, desde el punto de vista empresarial y más exactamente en el balance de la empresa, como el conjunto de bienes y derechos que una empresa tiene. Define, por tanto, lo que una empresa tiene.

Te propongo ahora que hagas un ejercicio para mejorar tu Personal Branding, y que identifiques estos activos en lo referente a tu marca personal. Para facilitarte la labor, te propongo algunas categorías de activos que tú podrás concretar.

¿listo/a? Ahi van:

Activos

  • Tu experiencia:  Son todas tus experiencias profesionales y formativas. Toda esa mochila de experiencias que te han llevado hasta lo que eres ahora mismo: puestos de trabajo, cargos, títulos, ascensos, etc…
  • Tus momentos críticos: Son todos esos proyectos por los que has trabajado duro y que finalmente has conseguido. También son todos aquellos proyectos por los que trabajaste duro y que finalmente no conseguiste. Es decir, tus grandes éxitos y fracasos, y lo más importante, el aprendizaje que te proporcionaron.
  • Tu compromiso: Tom Peters decía que el mayor compromiso que todo profesional debe adoptar es con el YO S.A, es decir, con el propio proyecto personal. Este compromiso permite analizar el grado en el que eres capaz de tomar las riendas de tu propia carrera profesional o de tu propia vida. Las relaciones profesionales con los demás no deben entenderse como relaciones de dependencia sino como asociaciones de marcas que tienen un objetivo en común.  Tu talento reside en esa capacidad de dominar las riendas de tu vida, de autogestionar tu trabajo de forma independiente, y de defender un estilo de vida libre, autodisciplinado, organizado, y abierto a colaboraciones.
  • Tu vitalidad: Habla de los deportes que practicas, de tus aficiones, de tus viajes, de todo aquello que configura tu experiencia personal y que te aporta una serie de experiencias y conocimientos singulares que te hace ser más flexible, más comprensivo y más abierto. Considera que el deporte diario y/o las prácticas más espirituales como yoga, meditación o mindfulness, son experiencias de lo más enriquecedoras. Tu vitalidad es tu activo circulante. Es ese activo por el que te van a reconocer. Define si vas por la vida iluminado como una bombilla o si vas fundido.
  • Tus relaciones:  Añade aquí tu red de networking, la cantidad de personas con las que estás relacionado pero también la calidad de dichas relaciones. ¿De qué forma y con qué intensidad te relacionas con ellos?. ¿Qué te aportan y qué les aportas?. También debes tener en cuenta tus redes más próximas, tus amigos, tu familia, tus compañeros y todas esas personas que conoces con las que te relacionas cada día de forma no profesional (el camarero al que le pides el café de la mañana, la panadera…)
  • Tus clientes: Es otro activo esencial. Define quiénes son tus clientes. ¿Qué les aportas?, es decir, cuál es tu propuesta de valor para ellos.
  • Tu yo emocional:  Aquí deberías reflexionar sobre qué cosas o situaciones te emocionan; no solo las positivas, sino también las cosas y situaciones que provocan en tí emociones negativas. ¿cómo las gestionas?. Considera por otro lado, las emociones que tú provocas en los demás. Qué parte de tu manera de ser es capaz de enamorar a los demás, y qué parte de tu manera de ser es capaz de despertar emociones negativas en los demás. 

 

Personal Branding (crea tu marca personal y/o empresarial). Del 16/09/17 al 21/10/17.

personal branding

Curso (subvencionado 100%) de Personal Branding:

Sábados por la mañana, del 16 de septiembre al 21 de octubre de 2017, de 9 a 14h (30h).

Lugar de impartición: Academia CEP – El Vendrell. C. Nou, 62

Destinatarios: Autónomos, trabajadores en activo, directivos, personas en desempleo.

Inscripciones:

 

Tu marca personal es el activo más preciado que tienes. Aprender a desarrollarla y gestionarla es clave para generar más negocios para tu empresa, desarrollar una carrera laboral de éxito dentro de tu empresa, o mejorar tus posibilidades de empleo.

En este curso aprenderás qué es la marca personal, por qué es importante, cómo desarrollar tu marca personal y mejorar tu posicionamiento, qué canales utilizar para posicionar tu marca y cómo desarrollarlos, cómo implantarla y cómo medir su impacto.

Objetivos

Objetivos generales:

–  Comprender las responsabilidades de tener una marca personal o empresarial como clave en la nueva estructura de las organizaciones.

–  Aprovechar el fenómeno  “branding” para  posicionar-te en el mercado laboral.

–  Conocer las ventajas de tener una marca personal conectada con la marca empresarial como estrategia de las organizaciones frente a otros formatos tradicionales.

– Mejorar la creatividad.

Objetivos específicos:

–  Conocer los diferentes modelos de marca personal que mejor se adapten a uno mismo y a su organización.

–  Dominar el CMIP (Cuadro de Mando Integral ) para una buena implantación de PDAD (Planificar- Desplegar- Actuar- Desafiar).

–  Analizar la evolución del mercado en marcas por el autoaprendizaje y mejora de la reputación.

–  Conocer las herramientas básicas en creación y gestión de marca personal y empresarial en productos o servicios.

-Identificar las claves para la diferenciación y singularidad de la propia marca: competencia de aprender a aprender, competencia de autonomía e iniciativa personal y competencia social.

Contenidos:

  1. Business Brand & Personal Brand
    1. Concepto y evolución de las marcas.
    2. Casos de éxito y fracaso.
    3. Tendencias en los mercados.
    4. Misión, valores y roles de las marcas

     

  2. Herramientas para construir una marca corporativa.
    1. Claves para la singularidad y la diferenciación.
    2. Factores de generación de confianza.
    3. Neuro-márqueting: de las herramientas tradicionales a las herramientas 2.0

     

  3. Estrategia de márqueting digital en las marcas.
    1. Plan de acción: del I+D al CDC (conectamos, desarrollamos, compartimos).
    2. Mercadología.
    3. Responsabilidad, valores y objetivos
    4. Creatividad
    5. Análisis de la competencia.

     

  4. Personal Branding
    1. DAFO personal
    2. Creación del QCIP
    3. Implantación del PDAD
    4. Branding estratégico.
    5. Personal Branding y Mercado laboral.

Añade este curso a tu calendario

 

El regalo de ser uno mismo

pez.jpg

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo. El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa. La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble.

El rey encontró entonces una planta, un jazmín, floreciendo y más fresco que nunca.

El rey le preguntó: ¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín marchito?

El jazmín respondió: No lo sé, quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías jazmines. Si hubieras querido un Roble o una Rosa, los habrías plantado, así que desde el momento en que me plantaste, me dije, “intentaré ser jazmín de la mejor manera que pueda”

Así que tú decides: averigua quién eres e intenta ser el mejor tú posible. Estás aquí para contribuir con tu perfume a la belleza de la vida. No hay posibilidad de que seas otra persona. Eres tú, y eso es, sin duda, lo mejor que puedes ser, ser tú mismo/a.

Puedes disfrutar y dejarnos disfrutar de tu presencia, o puedes marchitarte deseando ser alguien o algo que no eres. Tú decides.

Retrato de una personalidad narcisista.

 narcisismoEl narcisista es uno de los estilos de personalidad más extendidos en la sociedad. Hay quién incluso, desde el ámbito de la psicología, manifiesta que vivimos en una sociedad narcisista generadora de personas narcisistas. ¿En qué consiste el narcisismo?.

Las personas con una personalidad narcisista presentan, generalmente, una adaptación social no sólo aceptable, sino incluso a veces, brillante y llena de éxito. Dicho éxito carece de valor para la propia persona si los demás no admiran su mérito o prestigio.  La dependencia de la admiración y aplauso por parte de los otros es costante, igual que la superficialidad de sus sentimientos con respecto a los demás. Reconocerás a una persona narcisista porque tras su aparente superioridad, hay realmente un grave complejo de inferioridad. Suelen ser aduladores con aquellas personas que les sirven a sus fines, y crueles y despreciativos con todos los demás.

Como recoge de forma excelente Joan Coderch en su publicación “Tema de Psicoanálisis, VIII-IX (2003-2004), cuando las circunstancias se lo permiten, intentan, por todos los medios, formar una cohorte de admiradores y aduladores que se encargen continuamente de rendirles homenaje y apreciar sus altas cualidades. Pueden ser grandes seductores, no solamente en el terreno amoroso, sino también en el terreno de la política, laboral…  pueden ser grandes “encantadores de serpientes”,  que deslumbran con su aparente seguridad en si mismos.

En muchas ocasiones, el continuo esfuerzo para crearse reputación y popularidad les lleva a una falta total de escrúpulos. La manipulación, el control y la explotación (muchas veces insidiosa) de los otros son características de este estilo de personalidad, capaces de cualquier cosa para escalar posiciones en el ámbito social o profesional en el que se desenvuelven.

Las personas con personalidad narcisista están encantadas de conocerse a sí mismos. Son extraordinariamente envidiosos (aunque nunca lo reconocerán) de aquellas personas de las que esperan reconocimiento, y despreciativos con el resto.  Cuando manifiestan el reconocimiento de otros, no valoran realmente las buenas cualidades, los méritos o el esfuerzo de esas personas… simplemente valoran (envidian y desean) la popularidad y reconocimiento alcanzados, por eso, normalmente, sus fuentes de inspiración, no suelen ser celebridades famosas por su trabajo, sino “personajillos” mediocres que han alcanzado la popularidad de forma rápida y sin esfuerzo, ya que ese es su mayor anhelo: el reconocimiento de los otros sin hacer nada para ello, simplemente porque el narcisista considera que lo merece.

Las personas narcisistas tienen una imagen altamente idealizada de si mismos. Tanto es así, que cualquier detalle que interfiera con esa imagen, cualquier crítica o cualquier comentario que pueda dañar esa imagen, es rechazada de forma inmediata, llegando incluso a la agresión. Se sienten superiores y los demás sólo están para reconocer y alabar esa superioridad.

Otros narcisistas menos malévolos y más comunes, son los narcisistas que se comportan como niños consentidos, para los que cualquier contrariedad es sinónimo de ataque, y que necesitan ser reverenciados continuamente por poco que hagan. Los narcisistas consideran que sus actos tienen una importancia y un mérito que, a menudo, pasan desapercibidos a los demás. Por esa razón, el narcisista se contempla a si mismo, enorgulleciéndose de su propia divinidad y desprecian a todo aquel que no es capaz de darse cuenta.

Por último, para acabar con esta caracterización de la persona narcisista, se trata de personalidades con una gran intolerancia a la espera, exigentes y que exigen una gratificación inmediata de sus necesidades (y caprichos). Grandes consumidores de todo aquello que le proporcione satisfacción inmediata (comida, alcohol, drogas, prostitución, tecnología…) y con nulo o escaso conocimiento de lo que los demás esperan de ellos.

Cuando se les dice lo que tienen que hacer, o bien se les contraría, o bien no son satisfechas sus demandas y exigencias, muestran una hipersensibilidad manifiesta: montan en cólera porque los demás no son capaces de entenderles, ni a ellos ni a sus necesidades, que en ese momento deberían ser la prioridad de todos los demás.

Enemigos de la psicoterapia, a la que sólo acuden porque alguien les obliga, suelen buscar consuelo en fármacos, tabaco, drogas, alcohol o juego descontrolado  a los que, con frecuencia, pueden llegar a engancharse. En otros casos, la adicción al deporte o la vida sana, por deseables que parezcan, no son ejercitados por ser hábitos saludables, sino que los practican porque se ven recompensados tanto por sus éxitos como por la envidia que generan en los demás, y esa es su fuente de satisfacción.

Para un narcisista el buen comportamiento, la buena conducta sólo es una práctica que se realiza para que los demás lo aplaudan, y lo más habitual es que en público muestren un ejemplo de comportamiento (para que los demás les admiren), y en privado, dejan ir  su auténtica falta de escrúpulos y rechazo de la autoridad, normas o reglamentos que vayan en contra de sus caprichos y necesidades inmediatas.

Tras años de experiencia, he podido comprobar que muchos narcisistas se esconden en actividades altruistas, de ayuda desinteresada a los demás. He visto narcisistas que empleaban los domingos en ir a tocar los bongos con amigos de iglesia para el deleite de niños con discapacidad. He visto narcisistas que empleaban su tiempo en ONG’s, en ayudar a la gente. Practicaban todas estas actividades deseables socialmente no para ayudar a los demás, sino como medio que les servía para encontrar el aplauso y reconocimiento de los demás. No es verdadero altruismo y amor al prójimo lo que motiva su conducta, sino reconocimiento y prestigio de los demás.

La ambivalencia de los narcisistas no perdura mucho tiempo. A menudo, su encanto superficial puede encandilar a muchas personas, y esa misma superficialidad, falta de compromiso, y fantasías egocéntricas son las que acaban hartando a sus parejas con el paso del tiempo. También por esa razón, un narcisista se retira antes de ser descubierto, antes de que le rechacen, cambiando de grupos, de amigos y de aficiones hasta encontrar una nueva pareja, un nuevo grupo de amigos o una afición que le permita seguir desarrollando su ego, única fuente de satisfacción.