¿Tomas Decisiones Prudentes o Arriesgadas?

¿Tomas Decisiones Prudentes o Arriesgadas?

Según un amplio estudio realizado por expertos de la Universidad de Basilea, en Suiza, y el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano,la predisposición a tomar decisiones arriesgadas o reflexionadas se mantiene constante a lo largo de la vida y quizás tenga una base biológica.

Nuestra vida consiste en gran medida en tomar decisiones diariamente: ¿Adelanto a ese vehículo? ¿cambio de trabajo? ¿Discuto con esa persona? ¿Inicio una conversación? ¿Me juego el dinero en las tragaperras, en la bolsa o en las apuestas de internet? ¿Contrato un viaje organizado o cojo la mochila y me voy por mi cuenta?

En toda decisión, existen una serie de factores previsibles y otros no previsibles, que influyen de forma fundamental en la decisión final que adoptamos.

Sin embargo, hay personas que necesitan valorar todas las posibles opciones ante una decisión y decidir de una forma "racional", ponderando todos los pros y contras de las diferentes alternativas. En cambio, otras personas se dejan llevar más por la "impulsividad" y toman decisiones instintivas y arriesgadas.

Pues bien, según el estudio reseñado, ser propensos a tomar riesgos es como el coeficiente intelectual, que permanece estable a lo largo de nuestra vida. Las personas prudentes son y serán siempre prudentes, y las personas más arriesgadas o temerarias mantendrán esta tendencia en sus decisiones a lo largo de toda su vida independientemente de las circunstancias y de las decisiones que finalmente adopten.

Ralph Hertwig, director del Centro para la Racionalidad Adaptativa en el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano, ha resaltado la importancia de este estudio sobre la estabilidad vital de este rasgo de personalidad.

Si soy una persona con tendencias temerarias ¿No puedo hacer nada para evitarlo?

Por supuesto que sí. Aún en el caso de que exista una base biológica, nuestra mente tiene la posibilidad de ordenar qué hacer. Por ello, hemos de coger las riendas de nuestro cerebro y de nuestro cuerpo, y hacernos más conscientes de nuestras decisiones.

Es posible que otras personas puedan tomar decisiones automáticas de forma correcta puesto que su automatismo lleva incorporado el principio de prudencia. En cambio las personas con decisiones automáticas temerarias o arriesgadas deberán desactivar ese automatismo y trabajar más el autocontrol, la toma de decisiones haciendo conscientes la reflexión sobre las alternativas.

Algunas técnicas como el Mindfulness pueden servir para observar nuestros pensamientos, aceptarlos y tomar las riendas de nuestras decisiones viviendo el aquí y ahora de forma consciente.

Baltasar Santos

 

¿Te sientes mal por sentirte mal?

observayentiende

En nuestra sociedad parece que esté mal visto no estar siempre animado o de buen humor. De hecho, cuando no estás animado ni de buen humor, siempre hay alguien que te lo recuerda, a veces para que te dés cuenta de que se ha dado cuenta, y otras veces, con la más sana de las intenciones de ayudarte a salir de ese estado.

Sin embargo, cuando no estamos al 100%, esa presión a la que nos someten o a la que nos sometemos, nos hace sentir todavía peor, sobretodo, cuando ese estado de ánimo no se debe a nada concreto, o que no somos capaces de identificar, o que no quieres que te afecte o cuando se debe a factores y circunstancias sobre las que no podemos actuar, al menos en el corto plazo.

Sin embargo, reconocer y aceptar las emociones negativas (tristeza, resentimiento, etc) es beneficioso siempre que aceptes que tienes todo el derecho a sentirte mal. No queremos sentirnos mal ni de mal humor, pero si estamos en ese momento, lo mejor que podemos hacer es entender y aceptar esas emociones, sin juzgar si son o no exageradas, ridículas o fuera de lugar.

Efectivamente, según Iris Mauss, profesora de psicología e investigadora en un reciente estudio de la UC Berkeley, las personas que aceptan habitualmente sus emociones negativas mejoran sustancialmente su salud psicológica.

En efecto, la aceptación de emociones como la tristeza, el resentimiento, la melancolía, etc… sin luchar contra ellas o juzgarse por sentirlas, nos lleva a un autoconocimiento que hace mucho más fácil que no se repitan y que no nos estresemos o culpabilizemos por experimentarlas.

Tal y como hacemos con la práctica del mindfulness, entender nuestras propias reacciones negativas, es fundamental para nuestro bienestar general. Quienes aceptan estas emociones sin juzgarlas o tratar de cambiarlas son mucho más capaces de afrontar su estrés de forma adecuada.

Las emociones negativas son una reacción a algo que no nos gusta o que representa una amenaza. Por tanto, son necesarias y adaptativas. Sin embargo, una vez experimentadas podemos decidir quedarnos anclados en ellas o en cambio, entenderlas, no juzgarnos ni culparnos por experimentarlas, observar que son consecuencia de algo que no nos ha gustado y dejar que se marchen a los pocos minutos sin forzar.

Así que ya sabes. No te sientas mal por sentirte mal. Aprende de tus emociones negativas, que tienen mucho que enseñarnos sobre nosotros mismos.

Como dice Elsa Punset: “No es magia, es Inteligencia emocional”.

desintoxica tu mente con mindfulness

images-2¿Te sientes intranquilo/a? ¿estresada?. ¿Colapsada?. Quizás sea hora de dedicarte un tiempo para tí mismo.

El día a día está lleno de circunstancias que no controlamos. Vamos al trabajo, nos pasamos el día conectados con otras personas, tanto offline como online, y para colmo, las redes sociales pueden llegar a abrumar con tanta información interesante. Cuando llegas a casa, la televisión, el ruído de la calle o de los vecinos pueden ser nuevos estresores que dañan nuestro sistema nervioso.

Si te notas nervioso o intranquilo prueba a desconectar del ruído. Búscate un espacio tranquilo, en tu casa, en el campo o en la playa, en un jardín o junto a un río… Yo, personalmente, cuando estoy en casa por la noche y necesito equilibrarme del trabajo diario, apago la tele, la radio, los ordenadores y el móvil…no desconecto la luz porque tengo enchufada la nevera, que si no, también lo haría.

Para conseguir concentración y cultivar la atención es necesario liberarnos del alboroto mental constante provocado por “agentes contaminantes” como el estrés, el ruido, los problemas y la hiperconectividad de las redes.

Desconectar del ruído y de los pensamientos que te preocupan por un rato (aconsejable todos los días a partir de la hora que tú establezcas), te ayudará a recuperar el equilibrio y la paz interior que te ayudará a descansar, pero también a abordar los problemas y preocupaciones desde una mejor posición.

Entrenar la mente para vivir de forma más consciente (menos automática) y de forma más satisfactoria es posible con unas sencillas pautas de mindfulness. Espero que en breve podré impartir un curso de mindfulness en El Vendrell, pero mientras tanto, te dejo algunas pautas a seguir:

1.-Date cuenta de los factores que desequilibran tu paz interior: El ruído externo, los gritos, los vehículos, la televisión,…

2.- Si la situación te lo permite, distánciate físicamente de ese ruído que está aumentando tu nivel de estrés.

3.- Si la situación no te permite alejarte, hazlo mentalmente.  El siguiente ejercicio te ayudará a alejarte del ruído.

4.- Respira profundamente llevando tu atención a las sensaciones que se producen en tu cuerpo cuando respiras. Observa como el aire entra por tu nariz, atraviesa tu cuerpo hasta llegar a tu abdomen. Intenta respirar rítmicamente concentrándote en la respiración. Intenta que tus inspiraciones sean de 3 o 4 segundos de duración, inflándote como un globo, y tus expiraciones, el doble de tiempo, deshinchándote como un globo.

5.- Céntrate ahora en tus emociones. ¿cómo te sientes?. Si estás preocupado, observa las preocupaciones sin luchar contra ellas. Si estás triste, comprende la emoción de la tristeza. Si estás agobiado, observa como el agobio hace que tu cuerpo responda de una determinada manera. ¿Qué pensamientos se asocian a estas emociones?

6.- Ahora elige centrarte en el aquí y ahora. Si tienes problemas para concentrarte, vuelve a centrarte en la respiración, aunque también puedes elegir un punto fijo en el espacio, una estrella, una nube, cualquier objeto. céntrate en ese punto elegido y dirige tus pensamientos a ese punto.

Realiza estos ejercicios siempre que quieras, pero como mínimo una vez al día. Dedícate 10 minutos, y luego vuelve a tu actividad. Incorpora esta rutina y notarás los cambios en poco tiempo. Además es gratis.

Cada vez que realices una actividad gratificante (deporte, comer, estar con la familia o con tu pareja…) céntrate en esa actividad, en el aquí y ahora. Observarás como disfrutarás mucho más de la actividad, y lo que también es muy importante, los que te rodean también disfrutarán de tenerte presente.

Es importante desconectar durante esos ratos de las redes sociales y de cualquier otra distracción que pueda secuestrarte del aquí y ahora de las actividades gratificantes que estás realizando. Sé consciente plenamente de ellas. Cuando acabes ya volverás a conectarte nuevamente.

Disfrútalo, estás practicando mindfulness.

 

 

Mindfulness para la gestión de las emociones.

images-2Las emociones son respuestas automáticas que nuestra mente y nuestro cuerpo generan ante determinadas circunstancias. Sentimos miedo cuando se nos presenta una amenaza a nuestra supervivencia, sentimos ira tristeza cuando tenemos una pérdida, y así, podríamos repasar todas y cada una de las emociones que sentimos.

Sin embargo, estas emociones también aparecen cuando las situaciones que las evocan no son reales, sino imaginadas o interpretadas como tal. Es en esos momentos, cuando las emociones pueden jugarnos malas pasadas e, incluso, someternos a su disciplina.

Nuestra convivencia con las emociones es ambigua, puesto que mientras cuando la situación es real las emociones automatizadas tienen el objetivo de protegernos; no es así cuando las situaciones que provocan estas emociones son fruto de una mala interpretación.

De esta manera, los celos, los miedos más diversos a situaciones completamente inocuas, y otras emociones fuera de contexto, son consecuencia de una automatización que es necesaria abordar.

El Mindfulness es un conjunto de técnicas que tienen por objetivo observar esas emociones como si fuéramos observadores externos, sin juzgarnos por experimentarlas, pero entendiendo su proceso.

Aceptar estas emociones descontextualizadas sin intentar luchar contra ellas, sin reprimirlas, sin castigarnos a nosotros mismos por experimentarlas, es la estrategia que el Mindfulness nos propone para que dejen de acompañarnos en el futuro.

No hemos de vivirlas ni con culpa ni criticarnos por ello, sino observarlas, entenderlas, aprender de cómo y por qué se han generado, y… dejarlas marchar.

El Entrenamiento en Mindfulness o Atención Plena en Emociones nos ayuda, al convertirnos en observadores del aquí y ahora interno, a ser más conscientes de cómo es nuestra convivencia con las emociones y a no vulnerar esas normas de convivencia.

Si quieres profundizar en el conocimiento de las emociones y en cómo gestionarlas para tu propio bienestar emocional, no dudes en llamarme.

Sin miedo al Miedo

Psicología: Taller de 6 horas

taller

El mes de agosto es un buen mes para hacer un parón y dedicarse algo de tiempo a uno mismo. Romper con la rutina que nos lleva y nos trae por un camino que no nos gusta, y reflexionar y trazar el plan de acción para conseguir tus metas, tus sueños, tus objetivos.

Nada que dependa de nosotros es imposible. Nuestras únicas limitaciones son las que nos autoimponemos de forma consciente o inconsciente. Te ayudamos a identificarlas y vencerlas, para que puedas conseguir el cambio que necesitas.

Este taller, especialmente diseñado para tí,  se puede realizar de forma individual o en pareja, y lo dividimos en tres sesiones para que te de tiempo a poner en práctica lo aprendido y vencer las dificultades que se te presenten,

En la primera sesión, te explicaré brevemente en qué consiste el taller, y acto seguido nos centramos en tí, en tu situación actual, en tus sueños y en aquéllo que te limita. Veremos cosas acerca de los miedos, de las amenazas que todos tenemos y como afrontarlas con éxito. Veremos tus limitantes externos y los internos. En esta primera sesión, practicaremos dos técnicas de relajación: 1 para los que se relajan bien, y otra técnica para los que creen que no se pueden relajar (veremos!, Hmmm). Acabamos la primera sesióny ejercicios para casa.

En la segunda sesión, dibujarás tu futuro, hablaremos de tus metas y de cómo conseguirlas. Trabajaremos PNL para tratar los limitantes internos y para potenciar tus recursos.  Dibujarás o diseñaras tu futuro ideal, y te enseñaré la forma de conseguirlo. Practicaremos Mindfulness (y si no sabes lo que es, te lo explicaré y te enseñaré a concentrarte en el aquí y el ahora).

En la tercera sesión repasaremos todo lo conseguido, analizaremos las dificultades y te daré alguna herramienta más para que te sea más fácil conseguir lo que te has propuesto. Veremos tu personal branding (marca personal) y te daré indicaciones para mejorarla (si es el caso). Nos centramos en tus objetivos, metas y sueños…. y te daré un plan de acción por escrito para que lo lleves a cabo.

Estas tres sesiones de 2 horas cada 1 sólo te costarán 99 euros, y si haces tu reserva abonando el taller antes del 11 de agosto, te regalo 1 mes de coaching mediante whatsapp válido para todo el mes de septiembre. De esta forma, me tendrás a tu lado mientras pones en marcha tu plan de acción.

Puedes hacer tu reserva enviandome un whatsapp al 615.142.891 (mi nombre es Baltasar), enviándome un correo electrónico a bsantos@actitudimes.com , o rellenando el siguiente Formulario de reserva